Cultura(s) / Proponer una salida

A1 Principiante
En su país, ¿qué dice usted a un compañero para invitarlo? ¿A una amiga para invitarla? ¿Puede una mujer invitar a un hombre? ¿Cúales son las fórmulas habituales en las cartas o correos electrónicos de invitación? Entrar en contacto con alguien Clover, la muchacha, es muy directa en lo de iniciar la conversación y hacerse invitar. Puede ser así entre adolescentes y estudiantes. También es posible que una mujer dé los primeros pasos en una relación. Sin embargo, al proponer algo, incluso directamente, se debe usar la forma verbal en condicional ("dirait" para "dire", "laisserais" para "laisser") para respetar las normas de cortesía. A Clover le gusta hacerse invitar a una bebida aunque sea ella quien haya tomado la iniciativa de la invitación. En la actualidad, la persona que invita paga la cuenta, pero sobreviven ciertas tradiciones de galantería según las cuales el hombre paga por la mujer. Se trata de "vous" a una persona que no se conoce o que no se conoce lo bastante, o a una persona a quien se le quiere manifestar cierto respeto (persona mayor, profesor, persona de puesto laboral más elevado). Escribirle a alguien La carta o correo electrónico de invitación conlleva habitualmente una fórmula de saludo, ésta siendo más convencional si va dirigida a una persona que no se conoce o que no se conoce lo bastante "Madame", "Monsieur" o "Mademoiselle". Si la persona destinataria de la carta pertenece a su entorno cercano, se utilizarán fórmulas tal como "Chère Anita", "Cher Jean", "Bonjour", "Coucou", "Salut", ... Se concluye la carta o correo electrónico de invitación por una firma habitualmente precedida por una fórmula de cierre. Se adapta dicha fórmula a la persona a quien se dirige uno: "Bien à vous" si se quiere marcar cierta distanciación o cierto respeto; "A bientôt", "Salut", "Bises", "Bisous", si se mantiene una relación amistosa o afectuosa.